martes, 26 de mayo de 2009

Un ejemplo de un análisis hermeneútico

ANÁLISIS DE
“SOLO VINE A HABLAR POR TELÉFONO”
El análisis de este texto de García Márquez resulta muy interesante ya que esta vinculado con el proceso catastrófico que puede vivir cualquier persona en una situación de máxima soledad. El análisis se puede comparar con la situación del esquizofrénico, en donde muchos autores coinciden en que el esquizofrénico vive separado y en su propio mundo. En realidad Fromm nos platica en un análisis interesante dentro de su libro del arte de amar, que la situación con el esquizofrénico es que su situación de separatividad que hace aislarse en su propio mundo ya no constituye un verdadero problema para él (el esquizofrénico), donde ya no necesita la visión del Otro y en donde evidentemente ya no puede sentir al Otro. Esta situación particular hace que en lugar de reconocer que existe otro Yo, extiende sus propios límites y hace al Otro una extensión de sí mismo, en donde logra vencer la separatividad y no sentirse aislado, ya que todo es una extensión de su propio Yo. Este breve análisis de Fromm lo saco a colación, ya que es sumamente importante reconocer que María ante la situación de soledad que está viviendo, logra enloquecerse y perderse como una extensión de sí misma, en donde logra de cierta manera vencer la soledad en la que está viviendo. Es una situación sumamente desagradable, ya que me ha movido hacia la defensa de María. En ciertas circunstancias este cuento puede resultar bastante verídico, ya que nos suceden acontecimiento que nos hacen cambiar y reflexión mucho acerca de la situación que nos rodea. El problema es que este cuento todavía resulta válido, aplicable y real en la época actual. Debido al gran movimiento de Antipsiquiatría que se dio en Italia en los 70s por grandes intelectuales, entre ellos Thomas Szas, podemos darnos cuenta de que evidentemente el trato al enfermo mental sigue siendo una cuestión ética muy delicada, en donde esta misma situación deja mucho que desear. En recientes investigaciones y pruebas piloto que se han ido desarrollando en España, en particular, podemos decir que el movimiento de Antipsiquiatría ha resultado un éxito en la actualidad, ya que han podido comprobar que la misma situación en la que se encuentra el enfermo mental hace propiciar el desarrollo de un sinnúmero de neurosis y estados alucinatorios que hacen empeorar la situación del paciente. En este caso, María resulta uno de ellos, en donde se hace evidente el trato de enferma mental sin derechos y con obligaciones mínimas que debe cumplir. El dilema y la discusión podría caer en que si María realmente estaba enferma para merecerse “este castigo” que Márquez de cierta manera trata de predisponer y atemorizar al lector, pero creo que trata de dar a conocer la falta de credibilidad que se le puede dar al discurso de un enfermo mental. El problema dirían otros que no se trata del discurso sino de la celotipía que se vive en esta pareja de María y Saturno. El desarrollo de una patología dentro de estas circunstancias de desesperación y de insanidad puede llevar a cualquier mortal a desarrollar alguna neurosis y estados alucinatorios como los logró desarrollar María. Además, si situación de actriz hace agudizar más su problemática, ya que hace falta mayor credibilidad de Saturno para lograr una verdadera situación de sanidad que lo haga reflexión de todo lo que ha pasado.
No podemos generalizar, pero resulta sumamente díficil que transformemos nuestras instituciones de salud mental hacia el dilema de la Antipsiquiatría, en donde el enfermo mental también tiene sus derechos y su situación de mejora resulta evidentemente clara cuando sale a reintegrarse al mundo natural, en donde pueden ser controladas sus etapas agudas con medicamento y el apoyo familiar resulta indispensable para poder subsanar toda esta problema que resulta más que social. Lo que podemos hacer como psicólogos ante esta situación es realmente evaluar al paciente y realizar una historia clínica adecuada, así como un diagnóstico adecuado para llegar a un verdadera práctica clínica dentro de la psicología. No es suficiente con un diagnóstico de locura o con un tratamiento de un cierto tipo de trastorno. Las enfermedades, así como se trató de introducir dentro de la vida de María, dejan de ser constitutivas de un solo individuo, sino que se convierten como parte de un sistema en donde la interacción hace que resulte un paciente identificado, así como se trató analizar en el caso de María. A veces la situación de celotipia puede lograr una problemática bastante fuerte y delicada en la relación de pareja, en este caso Saturno a lo mejor había dejado de reflexionar realmente cual era su verdadero papel y a lo mejor desarrolló algún tipo de venganza, en donde discapacitar la decisión de ayudar a María dentro de esas circunstancias en donde nadie le creyese y en donde el apoyo familiar se volvió más que evidente, deja mucho que desear esta relación. En realidad hizo falta un verdadero soporte familiar que pudo haber sacado a María de toda esta problemática que estaba viviendo. En resumen podríamos concluir que la problemática se ve dentro de un círculo vicioso que nadie quiso romper y que María realmente se pudo haber recuperado de toda esta experiencia traumática y dolorosa como hacerse una enferma mental, estigmatizada pero realmente no estaba enferma, sino que se propició para etiquetarla y hacerla desarrollar cierta psicosis en la que todos estamos propensos a caer.


Psi. Humberto Aguilera